John Freund

El P. John Freund, sacerdote paúl (Vincentian Fathers), fue mi mentor en los cuatro años en los que estudié y trabajé en St. John’s University, la universidad católica más grande de los EE.UU. Hoy hemos podido pasar un rato con él y visitar la universidad. Guardo muy buenos recuerdos de mi “alma mater”, sobre todo de la comunidad educativa y los compañeros, todos gente con ganas de construir una Iglesia más comprometida, aunque no faltaron momentos duros… John me contagió, ya en el 97, su pasión por las nuevas redes de internet. Él ha dedicado casi 20 años a desarrollar muchos … Seguir leyendo…

Si no puedes cantar, pía

 Julia va sumiéndose en las tinieblas del olvido, la desmemoria, y la falta de recuerdos. Poco a poco ha ido olvidándose  del día a día y ahora tiene que estar acompañada por cuidadoras las 24 horas. Pero se acuerda de quién soy yo, y del cariño y la amistad que compartimos desde hace tres décadas, y eso nos basta para celebrar nuestro reencuentro tras diez años. De su escaso baúl de recuerdos, Julita me saca una frasecita que compartimos cuando ella se quedaba sin mí y yo sin ella, justo cuando me enviaron de Brooklyn a Camerún y ninguno de … Seguir leyendo…

Javier Bosque

Javier Bosque es, más que un amigo, mi hermano. Desde que comenzamos a trabajar en el Grupo Scout Calasanz de Barbastro en 1979 hemos peregrinado juntos por muchos paisajes humanos y espirituales. Compartí con él la aventura evangélica de fundar la comunidad escolapia de Brooklyn. 33 años después, él sigue allí, al pie del cañón, junto con su esposa, Conce, y dos hijos a punto de casarse, batiéndose el cobre sirviendo como director de la misión de servicios sociales de la parroquia de la Transfiguración, hoy llamado “Centro Kaverlis” en honor al anterior párroco, Bryan Karvelis. Anoche, tras la cena, visitamos … Seguir leyendo…

Longze y Tabor

Hace tres días fuimos de excursión con unos cuantos niños de Menteh a Longze, una montaña donde está el punto más alto de Nkwen. Está a poco más de una hora de camino de Menteh. Allí coloqué una cruz en 1992 que sirve cada año de lugar de peregrinación en el día de la Ascensión. La cruz, llevada a hombros por toda la parroquia, fue mi más importante desafío de aficionado a la ingeniería pues no calculé el viento y se cayó dos veces hasta que logré dar con la forma más aerodinámica. Para mí es un lugar de mucha belleza … Seguir leyendo…