Un padre como yo

Es un padre como yo, con una niña en sus brazos y un chaval al que protege. Ha dejado todo atrás para lanzarse a una aventura incierta que les permita, al menos, sobrevivir. Como ser humano, como hermano, no necesita ninguna otra credencial para encontrar en mi corazón una puerta abierta. No le tengo miedo. No es una amenaza. No necesito cribarlo para ver si es “trigo limpio”, como ha sugerido el arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, en una irresponsable y estúpida declaración que afea el compromiso de la Iglesia con los refugiados y de la que ya se ha … Seguir leyendo…

Carta abierta a un amigo catalán

En estos momentos en que el futuro de Cataluña está siendo decidido en unas elecciones trascendentales, quiero escribirte con el corazón en la mano. Me siento aragonés, pero también tengo una chispa de Cataluña en mis venas: mi abuelo era de Barcelona y mi madre nació en L’Estartit. Una parte de mi familia vive en Cataluña. Desde niño aprendí en mi pueblo de Monegros a mirar con respeto a tantos catalanes que venían cada fin de semana de invierno a cazar: collas de Vich y de Barcelona formadas tanto por catalanes de pura cepa como gentes venidas de otras partes … Seguir leyendo…

Sí a combatir el cambio climático

Dentro de unos días tendrá lugar en Nueva York una cumbre convocada por Ban Ki-moon, Secretario General de la ONU, para que líderes políticos, sociales, industriales y financieros se comprometan a paliar los efectos del cambio climático construyendo una economía baja en carbono. A ésta cumbre, que lleva el lema “Sí a combatir el cambio climático”, le seguirán las de Lima y París donde se esperan grandes decisiones el próximo año. Pero, ¿se adoptarán medidas valientes o serán, como el Protocolo de Kioto, promesas vacías? Las ideas están claras pero, reformulando la gran cuestión al modo clásico, nos preguntamos: ¿quién … Seguir leyendo…

Carta abierta de un cristiano a José Antonio Labordeta

Conocí personalmente a Labordeta en 1983, cuando vino con otros grupos aragoneses a participar en el Día de la Hispanidad de Nueva York. Nuestra conversación y una anécdota graciosa quedó brevemente reflejada en su libro Banderas rotas (pág. 195). Este verano le escribí una carta personal para agradecerle lo que su música y su compromiso con la gente han supuesto en mi propia existencia como cristiano. La resumo aquí, como una carta abierta, en estos días en que mi corazón llora la partida de un amigo, así como mis ojos ven el nacimiento de una nueva estrella en el cielo. … Seguir leyendo…