Subiendo a Kumbo

Hemos venido a la comunidad escolapia de Kumbo, una ciudad a unos 100 kilómetros de Bamenda (dos horas y media de viaje en una carretera con algunas zonas muy malas de barro). El paisaje es precioso. La ciudad está a unos 1.800 metros de altitud, 500 más que Bamenda. Eso hace que tenga un clima muy fresco y sano con pocos mosquitos. Como estamos en plena estación de las lluvias, llueve todos los días.

Bamenda

Quiero compartir algunas imágenes de Bamenda, esta ciudad cuyo número de habitantes es difícil de calcular pero que superará los 300.000 habitantes. Luz, movimiento, densidad, “okada” (palabra nigeriana para designar las moto-taxis en las que pueden ir hasta cinco personas por caminos de barro resbaladizos, no me digáis como), olores de todo tipo, humo, animación, ruido, música, campanas, almuédanos, color, sol, lluvia, palmeras, mangos, eucaliptos, flores…

El fuego, ese Derecho Humano

El final del campamento ha estado marcado por una gran hoguera alrededor de la cual hemos danzado hasta pasada la medianoche… ¡Qué hermosura la del fuego compartido, esa sensación de hermandad y de comunión con todas las generaciones de seres humanos que han contado sus historias y han celebrado la Vida alrededor del fuego! Nosotros, en España, tenemos prohibida esta fiesta, dado que no se pueden encender fuegos en el exterior por miedo a los incendios forestales. Muchas veces me lamento de lo que nos estamos perdiendo por culpa de quienes, con sus descuidos, han arrasado tantas hectáreas de bosque. … Seguir leyendo…

Campamento de las calasancias

Esta semana la hemos dedicado al campamento de las hermanas calasancias en Menteh. Las hermanas Marta y Eulalia, junto a una docena de postulantes y monitores, han hecho un trabajo excelente a pesar de la estación de las lluvias. Pablo, Daniel y Sara han participado como unos niños más y nosotros hemos ayudado un poquito a las hermanas y los monitores. Nuestros hijos han disfrutado de lo lindo en las oraciones, las danzas, las actuaciones, los deportes y juegos… Me ha llamado la atención lo bien que se han integrado en todo. Había juegos o actuaciones que no eran demasiado interesantes para … Seguir leyendo…

Alegría

El domingo, 4 de agosto, vivimos con gran alegría la inauguración del pequeño parque que hemos construido en la escuela de Menteh en memoria de Cyprian Ndifor. Al acabar la misa, bajamos en procesión hasta la escuela y, tras unas palabras mías, la mamá de Roland Ngangmi (que ha contribuido al proyecto desde Inglaterra) y Simon Ndifor (papá de Cyprian) descubrieron una placa conmemorativa. Luego Romeo bendijo el lugar y estrenamos los columpios, el tobogán, el balancín y el arco. Más tarde hubo cantos y una comida compartida preparada por la comunidad cristiana de Menteh. Cyprian Ndifor era un joven … Seguir leyendo…

Conócete a ti mismo

Romeo me invitó a dirigir una jornada de formación humana en Futrú-Nkwen para los aspirantes a ser seminaristas escolapios. El tema era “Conócete a ti mismo”. Eran 19 chavales jóvenes buscando el camino de su vida. Disfruté mucho con ellos, aunque reconozco que mi francés no es igual de bueno que mi inglés y como tenía que usar las dos lenguas simultáneamente, había ratos que me atascaba. La casa de formación en la que están teniendo este cursillo fue el último edificio que construí antes de volver a España. Me he sentido feliz en ella, reviviendo decisiones de aprendiz de … Seguir leyendo…

Inculturación y arte

En 1994 quisimos pintar la iglesia de Futrú con un estilo local, según las sugerencias del recientemente celebrado sínodo africano. Para ello contamos con una de las mejores pintoras litúrgicas de la inculturación, la hermana María Dolores Gómez Ramón, que vivía entonces en Madrid pero que había trabajado más de 25 años en Zaire y había pintado allí las más importantes catedrales. Zaire (hoy República Democrática del Congo) era el país donde más se había avanzado en inculturación africana, es decir, en usar la sensibilidad artística y las tradiciones estéticas africanas, contando incluso con el rito zaireño de la misa. … Seguir leyendo…

Malam Yako, mi amigo fulani

Yendo a Longze y Tabor nos hemos encontrado con muchos fulanis (o bororos, en pidgin), un grupo étnico del sur del Sáhara, de religión musulmana, que está extendido por varios países africanos del Sahel y que llegaron hace unas décadas a esta zona de Camerún para hacerse cargo del pastoreo de los cebúes y las vacas que algunas personas adineradas querían tener en estas montañas cubiertas de hierba. Ha sido un regalo inesperado encontrarme con Malam Yako, que antes cuidaba las vacas del Doctor Foncha, el antiguo primer ministro del Camerún anglófono que nos dio una parte de su tierra … Seguir leyendo…

Longze y Tabor

Hace tres días fuimos de excursión con unos cuantos niños de Menteh a Longze, una montaña donde está el punto más alto de Nkwen. Está a poco más de una hora de camino de Menteh. Allí coloqué una cruz en 1992 que sirve cada año de lugar de peregrinación en el día de la Ascensión. La cruz, llevada a hombros por toda la parroquia, fue mi más importante desafío de aficionado a la ingeniería pues no calculé el viento y se cayó dos veces hasta que logré dar con la forma más aerodinámica. Para mí es un lugar de mucha belleza … Seguir leyendo…

Familias en construcción

El P. Gerald nos invitó a participar en un encuentro de parejas que han hecho este año el cursillo de preparación prematrimonial coordinado por Stephen y Theresia Tamenang, nuestros amigos. Esta formación es esencial pues la mayoría de las parejas cristianas empiezan a vivir juntas y sólo después de tener hijos comienzan a pensar en casarse. Nosotros, como familia, hemos hablado de la importancia de la comunicación entre padres e hijos, algo que aquí brilla por su ausencia. Hemos de tener en cuenta que, culturalmente, los niños ocupan un lugar poco importante en la sociedad, apenas se come juntos en … Seguir leyendo…