Los primeros cristianos de Nkwen en 1919

Cercana ya nuestra partida, quiero compartir algo que he ido preparando hace semanas traduciendo la historia de la misión que publiqué en 1996 y que celebra una iglesia que nace de los mismos cristianos de Nkwen y no del esfuerzo misionero de los europeos. Os incluyo aquí los murales de la iglesia de Futrú sobre la historia de su fundación. También incluyo algunas fotos que tomé el año pasado en una exposición sobre los alemanes que salieron de Camerún y se asentaron en Zaragoza. Esta historia la publicó en un libro Sergio del Molino (“Soldados en el jardín de la … Seguir leyendo…

Campamento de las calasancias

Esta semana la hemos dedicado al campamento de las hermanas calasancias en Menteh. Las hermanas Marta y Eulalia, junto a una docena de postulantes y monitores, han hecho un trabajo excelente a pesar de la estación de las lluvias. Pablo, Daniel y Sara han participado como unos niños más y nosotros hemos ayudado un poquito a las hermanas y los monitores. Nuestros hijos han disfrutado de lo lindo en las oraciones, las danzas, las actuaciones, los deportes y juegos… Me ha llamado la atención lo bien que se han integrado en todo. Había juegos o actuaciones que no eran demasiado interesantes para … Seguir leyendo…

La parroquia de San Miguel de Futrú-Nkwen

Al año de llegar a Camerún abrimos la parroquia de San Miguel. Entonces era una outstation o capilla de una parroquia de Bamenda. Durante setenta años los cristianos de Nkwen habían tenido aquí su iglesia. Unos diez años antes de nuestra llegada edificaron este templo magnífico que puede albergar a más de mil personas, pero no tenían sacerdotes permanentes hasta que llegamos nosotros. Yo fui el primer párroco. Luego vinieron Domingo, Mariano, Emilio y Gerald Obasi, el actual párroco, cuya foto incluyo. Cubre un área entre Bamenda y Bambui habitada por unas 30.000 personas. Tiene varias capillas o misiones, algunas … Seguir leyendo…

Small man (Hombre humilde)

A las siete de la mañana, tras sortear un camión atascado en el barro, ya estábamos en la misión de Futrú-Nkwen para participar en la misa de la comunidad. La iglesia, con más de mil personas, llena hasta la bandera. Romeo ha celebrado y me ha encantado la predicación, sobre la parábola del buen samaritano. Resumo la idea principal: Dios tiene un nuevo nombre. Dios se llama “mi vecino”. No podemos amar a Dios y desentendernos de los que nos rodean. Como curiosidad, en el ofertorio ha habido una bendición especial de los hombres que hoy entraban en la CMA … Seguir leyendo…