Si no puedes cantar, pía

 Julia va sumiéndose en las tinieblas del olvido, la desmemoria, y la falta de recuerdos. Poco a poco ha ido olvidándose  del día a día y ahora tiene que estar acompañada por cuidadoras las 24 horas. Pero se acuerda de quién soy yo, y del cariño y la amistad que compartimos desde hace tres décadas, y eso nos basta para celebrar nuestro reencuentro tras diez años. De su escaso baúl de recuerdos, Julita me saca una frasecita que compartimos cuando ella se quedaba sin mí y yo sin ella, justo cuando me enviaron de Brooklyn a Camerún y ninguno de … Seguir leyendo…

De vuelta a casa…

El miércoles, 21 de agosto, comenzamos hacia media noche nuestro largo viaje de vuelta a casa. Despegue de Yaundé, escala en Duala, viaje largo (7 horas) a Estambul, otras ocho de espera en el aeropuerto, vuelo hacia Madrid, recena en Barajas y viaje en el autobús hasta casa, donde llegamos a las 5:30 de la mañana del viernes 23. Muy cansados, pero muy contentos. El único inconveniente fue unos mareos que Susana sufrió la primera noche, pero se fue recuperando. El trato de Turkish Airlines, el servicio y la comida, excelentes (y, por mucho, lo más barato que hay para … Seguir leyendo…