Valentín, la vida que se nos regala

ValentinMi hermano Javier y mi cuñada Mónica han hecho una sencilla y entrañable fiesta para presentarnos a la familia y los amigos a su hijo Valentín, a quien acaban de adoptar en la República Dominicana.

La fiesta ha sido en Maturana (Álava) -donde hemos podido gozar del paisaje otoñal que colorea ya aquellas tierras-, en un txoko o casa comunal del pueblo que se comparte entre todos los vecinos de una forma ejemplarmente comunitaria.

Valentín es un volcán de alegría, risas, movimiento, ritmo, deseos de tocarlo todo y de revolcarse con todos los perros y gatos que ve. Pero, para mí, ante todo, es un niño que Dios nos ha regalado a todos para que le ayudemos a crecer sano, feliz y lleno de luz. Y allí estaremos, junto a Javier y Mónica, para ayudarles a conseguirlo.

Marcar como favorito enlace permanente.

Un comentario

  1. Una iniciativa preciosa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.