Ser padre

Mi hija Sara me regaló por el Día del Padre este pequeño cartel que tengo pinchado al lado de mi mesa en el estudio.
Dos años después, sigue produciéndome una profunda alegría cada vez que lo releo.
Lo comparto con todos vosotros, padres, que sabéis lo difícil que es a veces este oficio para el que la escuela no nos prepara.

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.