Mamys

Cuando era niño se hizo popular una canción titulada “Mamy Blue”, que hablaba de una mamy afroamericana que lloraba en soledad de una casa vacía debido a la esclavitud que deshacía las familias al vender a cada miembro al mejor postor.

Aquí hay muchas mamys, mujeres mayores que llevan en sus ojos y en sus arrugas las huellas de una vida de sufrimiento y dificultades sobrellevadas siempre con alegría y paciencia. Muchas están viniendo estos días a contarme sus penas, sus esperanzas, su confianza en Dios. Mamy Josepha cuida a siete nietos de dos hijas muertas de sida; Mamy Christina vive en la pobreza de la viudedad, agravada por el hecho de que la familia del marido la echó de su casa y tuvo que volver con su padre; Mamy Angelina no ha conseguido nunca que su esposo tomara una sola decisión sabia y ha visto a sus hijos desperdigarse por el mundo…

Gracias, mamys africanas, mujeres de corazón generoso, luchadoras incansables, inmunes al desaliento, campeonas de la perseverancia, imágenes vivas de María, madre de Jesús, compañeras y hermanas de mi propia madre, a quien recordáis con cariño.

Marcar como favorito enlace permanente.

2 comentarios

  1. Que esperiencia más enriquecedora para los niños, y vosotros como se ve que disfrutais, pero lo bueno es que nosotros lo pasamos muy bien siguiendo vuestra esperiencia, y las fotos lo dicen todo. Susana, echamos en falta algún comentario tuyo, venga, saca un ratito y nos cuentas algún chismecillo. Un beso para todos.

  2. Hola a toda la familia:
    Soy isabel Seral. La verdad es que no había entrado en el blog hasta hoy. Solo deciros que esta experiencia que estáis viviendo como familia, es extraordinaria. Estáis todos guapísimos y muy sonrientes. Os deseo lo mejor y hasta la vuelta. Un beso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.