Si no puedes cantar, pía

2015-07-10-458 Julia va sumiéndose en las tinieblas del olvido, la desmemoria, y la falta de recuerdos. Poco a poco ha ido olvidándose  del día a día y ahora tiene que estar acompañada por cuidadoras las 24 horas. Pero se acuerda de quién soy yo, y del cariño y la amistad que compartimos desde hace tres décadas, y eso nos basta para celebrar nuestro reencuentro tras diez años.

De su escaso baúl de recuerdos, Julita me saca una frasecita que compartimos cuando ella se quedaba sin mí y yo sin ella, justo cuando me enviaron de Brooklyn a Camerún y ninguno de los dos entendíamos muy bien el porqué. Es una frase que me enseñó mi hermano José Antonio Gimeno: “Si no puedes cantar, pía”.

Sí, hay momentos en la vida que no nos da para más, ni para cantar ni para estar alegres. Pero, cuando nos ponemos a los pies del Señor, apabullados, abatidos, confundidos, con una gran sensación de soledad,… si no nos sale la alabanza y la acción de gracias, al menos podemos piar. Como los pájaros heridos o ateridos de frío tras la tormeta. Como los pobres, los anawim, apaleados por los golpes de la vida, la injusticia y la opresión, pero que siguen piando desde el corazón como una señal de rebeldía y de subversión. El piar de los pobres puede tumbar faraones, dinamitar las losas de los sepulcros, hacer nacer el sol.

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *