Día del amor fraterno

Jueves Santo de pandemia, Jueves Santo de confinamiento en casa…

Pero somos seres espirituales, y nuestra alma no se puede encarcelar en ningún sitio. Así que vuelo hacia una de las muchas celebraciones de Jueves Santo de mi vida y decido revisitarla haciendo una entrada sobre mi Semana Santa 2005 en la Parroquia de la Transfiguración de Brooklyn. Gracias a Dios, conservo las fotos que pude hacer allí con una cámara que me dejó Javier Bosque…

En esta capilla donde tantas veces he contemplado el amor de Jesús, vuelvo a arrodillarme con el corazón lleno de nombres, los vuestros y los de mis hermanos y hermanas del mundo entero.

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.