Pedro Casaldáliga, pastor, poeta y profeta.

Hoy ha cumplido 90 años nuestro querido Pedro Casaldáliga, pastor, poeta y profeta. Su vida ha sido un permanente aldabonazo en mi conciencia. Este es para mí un día de acción de gracias.

Nació en 1928 en Balsareny (Barcelona). Hijo de una familia de campesinos, se trasladó a Vich para estudiar en el seminario y luego se unió a la congregación de los claretianos. El 31 de mayo de 1952 fue ordenado sacerdote en Montjuïc (Barcelona) y, tras varios años en los que estuvo, entre otros sitios, en Guinea Ecuatorial y como formador en el monasterio de El Pueyo (Barbastro), en junio de 1968 se trasladó como misionero al estado del Mato Grosso en Brasil. El 23 de octubre de 1971 fue ordenado obispo de la Prelatura de São Felix do Araguaia.

Su diócesis, una de las más extensas del país, de la que es ahora obispo emérito, ocupa una superficie de cerca de 120.000 km², habitados en su mayor parte por indígenas que vivían en un régimen de violencia o semiesclavitud, por”posseiros” (labradores sin títulos de sus tierras) y por peones de los grandes latifundios. Bajo la dictadura militar, el gobierno intentó por cinco veces expulsarlo del país. Cuatro veces fue cercada la Prelatura por operativos militares. Sufrió asimismo muchas amenazas por parte de los terratenientes. João Bosco, su vicario, fue asesinado en 1977 por unos sicarios que confundieron a Bosco con el propio Casaldáliga.

La película “Descalzo sobre la tierra roja” (2014) da a conocer con detalle su vida y compromiso con los más pobres, su permanente denuncia de los ricos y poderosos sin alma que los matan para quedarse con sus tierras, su defensa de los pueblos indígenas (que, en varias ocasiones, le ha hecho ser candidato al Premio Nobel) y su queja contra todo lo que produce el desastre ecológico de la Amazonia. Su voz profética no dudó en alzarse en Roma por los más pobres.

Aunque jamás ha regresado a España y siempre se ha mostrado reacio a viajar por miedo a no poder entrar de nuevo en Brasil , en 1985 realizó una visita a Nicaragua para apoyar la “insurrección evangélica” de Miguel D’Escoto, sacerdote y Ministro de Relaciones Exteriores de la República de Nicaragua, frente a la “Guerra de la Contra” propiciada por el presidente estadounidense Ronald Reagan. Tuve la enorme suerte de conocer a Casaldáliga personalmente en Nicaragua, durante un viaje que realicé para conocer aquella situación junto a mi amigo Brendan Fay  y gracias a la ayuda generosa de Mary Buckley , nuestra profesora de Teología Sistemática en St. John’s University, que nos dio 1000 $ para ir a ver qué pasaba en Nicaragua. Yo aproveché para tomar muchas fotos y publicar varios artículos en el periódico “Nuevo Amanecer” de la Diócesis de Brooklyn.

Cuando Pedro regresó a Brasil, publicó el libro Nicaragua, combate y profecía. En la página 50 escribe:

” En el colegio de los padres escolapios de León, el Colegio Calasanz, se ha reunido un grupo de jóvenes…
Me entrevista una televisión norteamericana. Doy una entrevista también para los hispanos de Brooklyn. Juan Yzuel, escolapio y aragonés, se la llevará.
Entre otras cosas, le digo a Yzuel y a su comunidad hispana de Williamsburg:
–“… Nosotros, como cristianos, tenemos algo específico: la fe, la comprensión gratuita de una Revolución mayor. Nosotros apostamos por el Reino, que es más que la Revolución Sandinista, porque va más allá del pecado, más allá de la muerte, más allá de nuestros programas y aspiraciones naturales…
Esta fe debemos “aportarla” a la Revolución. Y también el perdón cristiano; que no significa que neguemos a este país el derecho a la defensa. Debemos entrar en el proceso evangélicamente, no angélicamente… Como todos los demás, los cristianos han de colaborar –ciudadanos y nicas, ellos también– en la producción, en la defensa, en el estudio y la cultura, en los servicios populares, en la crítica de las estructuras, viejas o nuevas, que deben mejorarse siempre, incluso dentro de la Revolución. Ella, como todo hecho humano, no es perfecta.
… Nosotros los cristianos (los eclesiásticos, sobre todo) hemos sido formados para vivir “frente” a la sociedad, distantes de la sociedad, aunque de hecho nos hemos creído con derechos  para controlarlo y definirlo todo, como si en el mundo no existieran no cristianos (o como si éstos no fueran capaces)…
La Iglesia no se ha llevado bien con ninguna Revolución… En gran parte, porque la Iglesia, como institución, la jerarquía más específicamente, ha convivido casi siempre bastante bien con el poder establecido de los privilegiados. Si a esto añadimos el miedo al Socialismo, podemos entender la situación eclesiástica de Nicaragua.
Se tiene un miedo terrible a que el Socialismo acabe con la fe. (¡Y dicen nuestro teólogo que lo contrario de la fe es el miedo precisamente…!). Se le quiere pedir a la Revolución poco menos que evangelice al Pueblo. Y ese no es su papel. Es nuestro papel, como cristianos…”

Su poesía, humana, tierna, solidaria, libre, ha sido una de las luces de mi vida. La he usado en otras entradas de este blog. Podría citar muchos poemas, pero acabo con estos versos que siempre me han tocado el corazón:

“Al final del camino me dirán:
—¿Has vivido? ¿Has amado?
Y yo, sin decir nada,
abriré el corazón lleno de nombres.”

Gracias, Pedro, por tu vida, por tu testimonio. ¡Feliz cumpleaños!

POEMAS CANTADOS DE CASALDÁLIGA

PELÍCULAS Y VÍDEOS

OTROS ARTÍCULOS Y PÁGINAS WEB

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Un comentario

  1. Domingo Pérez Bermejo

    Verdaderamente hoy es un hermoso día. Repasaré los poemas que musicalicé hace tiempo en Oración Comprometida. Felicidades Pedro, hermanico mayor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *